Una Mirada

julio 07, 2017



Una Mirada
Gato Entre Libros


Una mirada basta para saber que algo te gusta, que algo no te gusta, que algo va bien y... que algo va mal.
Quizá una mirada hubiera bastado para saber que no podría hacer nada al respecto, pero fue esa mirada lo que lo motivo a hacer algo de lo que, quizá, nunca supiera si se arrepentiría o no.

Lo abrazo, susurro las palabras que nunca se atrevió a decirle en todo el tiempo que tenían de conocidos. Empujo suavemente el cuerpo y con una sola mirada supo que hizo lo correcto.

Con una mirada le basto, también, para saber que no volvería a ver esa mirada turquesa asustada por lo desconocido, por lo que pasaría.

Una mirada basto para dirigirla al frente, para mirar a la persona causante de su arrebato.

Una mirada por parte de ambos fue suficiente para detonar la bomba.

Una mirada no le devolvería el tiempo que perdió como estúpido, no claro que no.

Miro hacia atrás para darle una mirada a esos ojos turquesas que nunca dejo de mirar.

Siguió mirando, dándole la ultima mirada de su vida, dándole... Esa mirada.



~  ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~   ~


-¿Te arrepientes?-  Miro la impotente figura encapuchada que tenia delante de sus ojos miel


-...No - era la verdad, no se arrepentía de su decisión - ... Porque pude darle mi ultima mirada.

El encapuchado agarro su capucha negra para quitarla y mirar directamente a los ojos del muchacho frente a el

-... Una mirada significa mas que los actos- fueron sus amables palabras antes de envolverlo en sus fríos, pero reconfortantes brazos.

En unos brazos que le daban... El abrazo de la muerte.

Con una ultima mirada cerro sus ojos, para ya no volver a dar, ni ver, Una mirada.


Quizá.... En algún otro momento en el tiempo del mundo podría volver a ver esos ojos turquesas, podría volver a dar una mirada y decirle... Lo que nunca se atrevió con Una Mirada.


-Hola...- saludo tímidamente a los ojos turquesas expectante frente a él


Quizá el tiempo pudo recompensar lo que una mirada no pudo.

-Hola - dijo el muchacho bajito de ojos turquesas que no dejaban de mirar al chico alto de mirada miel frente a él. La vaga sensación de conocerlo lo embargo, junto a recuerdos pasados.

Con su mirada inundada en lagrimas, abrazo al mas alto.

-Estúpido...- el mayor lo abrazo dejándose inundar por la calidez del otro. Aun cuando en sus recuerdos él, en verdad era un ella, no le importaba con tal de estar junto a esa mirada turquesa - .... Bienvenido...- dijo su voz ahogada en el pecho del mayor

-Ya estoy aquí.

Quizá unas palabras pudieron cambiar todo, pero Una mirada vale mas que todas las palabras y acciones que hubiera echo antes de volver a ver esa mirada turquesa...

... Que ironía, con Una mirada se despidió y con Una se reencontraron sus almas.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images